martes, 6 de diciembre de 2005

cuando la conocí ya me había enterrado,
con una pala.

en el jardín de la quinta de su abuelo.
la casa de campo.

sombras de árboles en el camino,
polvo flotando en el vaso de vino.

una sonrisa la protegía,
de sí misma.

los brazos al costado del cuerpo.

tierra oscura reposando en sus bolsillos,
húmeda y fría.

el pelo atado.

4 comentarios:

Gini dijo...

ahhh, el pelo atado.
vago recuerdo...

jaqueca comunal dijo...

ánimo que sino vas a terminar como george costanza.


mucho amor

Gini dijo...

igual me gusta el pelo corto. me parece que es lo mio. voy a mantenerlo un tiempo.

el pelo largo es muy romantico pero no siempre lo mejor.

Mateo dijo...

Lo meojr es llevarlo atado, por la calor. Lindo poema, Fonema.