lunes, 19 de diciembre de 2011

Despedida



En el asiento de atrás del auto

yendo a la estación

nos pareció increíble que la realidad

fuera tan parecida para los dos

que el núcleo subconjunto de uno

produjera las cosas, el auto, los paisajes, el amor

tan como el otro las producía

que la despedida

fuera a parar tan al mismo lugar

(un lugar hecho juntos y por separado

con los mismos elementos en distintos descampados)


La manera en que el todo se divide

para mirarse a sí mismo y unirse

nos daba ganas de mostrarnos de algún modo

de dónde había partido uno

para crear al otro

qué forma interior había sembrado

con su nombre y forma exterior cosechado

cómo era el paisaje que el otro recorría, antes

de que su vista y sus pasos

hayan creado lo que pisaba y veía

cuál era el signo de las lagunas, bajo qué astros,

que el otro fue llenando de agua oscura reflejando

los miedos y deseos que se inventaban

el agua y los astros que las lagunas se fueron inventando


pero también el dibujo del futuro

las partes del modelo que se despliegan

antes del ensamblaje, sobre la mesa

la diferencia de ingredientes y su naturaleza que da

la exuberante unicidad del alimento

y la sabrosa ilusión de su fragmento, ¿qué otros

cielos y lagunas nos faltaba llenar, en qué múltiple lugar?

¿cuándo?


y el hecho de que sólo entonces

lo viéramos tan puro y cierto y uno

cómo todo había avanzado desde el principio

con la finalidad de alinearse al final y deshacerse

de descargarse en una espiritual idea

que por dentro nos incluyera y no por fuera


y más tarde con las valijas

era raro ver esas rueditas y pensar

que además de ser posible todo eso

estaba pasando


Fuimos caminando de la mano

nos pusimos en el umbral

y como una lente enfocando reinventamos

el triste beso final

círculos dentro de círculos mezclándose con círculos

la confusión vista con claridad.


Pero después ya separados cuando

miraba por una ventana y nada tuyo era visible

no entendía cómo era posible

que yo pudiera seguir usando esos conceptos

la ventana, las cosas, el paisaje, el amor

si faltaba su principal constructor

¿o era todo un sueño?

eso, sin duda, lo explicaría.


Había comprado una revista de ciencias

para mirar las imágenes

y me quedé en un artículo de cosmología


antes creía

que era plausible eso del eterno

retorno, el big crunch

ahora dicen que no

por la materia oscura

a la vez que nos aparta nos vincula


Los cuerpos

se separan

y lo hacen cada vez más rápido.



sábado, 17 de diciembre de 2011

FAIL


Propaganda electoral de Plataforma per Catalunya, partido minoritario de ultraderecha xenófoba, usando la imagen de una telenovela argentina. (Para vestir santos, Gabriela Toscano, Celeste Cid, Griselda Siciliani)

No se pierdan el spot electoral
. Es increíble.



jueves, 15 de diciembre de 2011



Otro día estabas adentro de una casa

en una fiesta

y me mirabas por la ventana

y te acercabas bastante.


El vidrio se empañaba con tu aliento

la condensación se quedó cuando te fuiste

como si la hubiera podido dejar cualquiera.




viernes, 9 de diciembre de 2011

El baile del Búfalo


Edison entre las luces altas

el Mundo está mirando

Acción! es la Palabra acción! (hace que las cosas sucedan)

Fronteras – agrandan las cosas

siempre las Caídas tienen Auge

Siempreverde – muere – falsa muerte


Corte! Acción corte!

Herramientas afilan herramientas

Auge y Caída – sólo una historia

Corte -- y División !

Segmento sobre segmento

Fundaciones fingen fundaciones

Y el Fin


la Cosa Real – levemente real

y a penas una cosa

Pero cuando se Cuenta (a veces si está bien contada) – la Historia

Embraga la Verdad – se la inventa

la cuida y la hereda

firma un Testamento de Ella


trenes se van al Oeste

el Mundo Dividiendo

como una Película – de rollo a rollo

y de riel a riel – el Universo sopla

Está él separado de Él – es él Él?


hermanos de hermanas de hermanos

bailan el baile del Búfalo

hacen el baile del Búfalo

la historia Cuentan la Historia contando

la vasta Construcción lo vasto Construyendo

el Universo Comprendiendo


para ellos (para Ello) no existe un Lado del Camino


Acción! Aventura! Pistolas gigantes!

trenes se van al Este

luces se van a lo Oscuro

traigan la Máquina de Humo !

la Máquina de Vapor !

armen el Travelling !

habrá Sangre en la Pista esta noche !


Así Será Hecho


Agregar capítulos al Libro

siempre te trae de vuelta a El principio

El No-libro – existe

– digo yo – sólo que no podemos Estar en Él

(por mucho que nos extendamos no podemos habitar ni caminarlo)


Corte a la Danza Fantasma!

Wovoka! que sea Real!

Ahí viene el trencito

Elegí tu lado y elegilo prontito

(En realidad no podés elegir un lado)

Vos cortando un palito

Dios mordido por las altaluces – Puedo ver !

Dame ese panfleto

Nada se destruye !

Dame un trago y algo más suave !

Escribiendo el pasado acá !

Escribiendo el futuro !


Donde las cosas brillantes Estaban –

Allí – deberemos Advenir

En la Oscuridad – brillan sin cuidado – la Fiebre invitando

Nuestro Guía Dorado ignorado (increíble)

bailando el baile del Búfalo

Acción en las altaluces !

acá está chicos – Nuestro Sueño


(Pero cuáles son los nombres en los créditos?

de quién es el Sello el Fin?

Palabras sobre palabras hacen Infinito

Ninguna-marca le puede cortar la cola

sólo sus dientes retroceden)


Verdad e Historia solapando

– en una Línea – Horizonte –

donde el Búfalo está muerto y vivo

donde el Silbato sopla desatendido

donde Acción es una Palabra-de-fuego

– la Luz puesta en un dedo







Enlaces:

Filmaciones de indios Sioux en el estudio de Edison:

Buffalo Dance

Ghost Dance

Sobre Wovoka y el Ghost Dance movement.

Poema original y mejor, en inglés.




domingo, 4 de diciembre de 2011

Buffalo Dance

Edison in the headlights

the World is Watching

Action! is the Word action! (makes things happen)

Frontiers – make things larger

ever Falls must Rise

ever Greens – die – a fake death


Cut! Action cut!

Tools must sharpen tools

Rise and Fall – but a story

Cut -- and Divide !

Segment upon segment

Foundations fake foundations

And the End


the Real Thing – only slightly real

and barely a thing

But when Told (sometimes if nicely told) – the Story

engages Truth – invents It

bears It & inherits It

signs a Will of It


trains go Out West

the World Divide

like Film – reel to reel

and rail to rail – the Universe blows

Is it separate from It – is it It ?


brothers out of sisters out of brothers

dance the Buffalo dance

make the Buffalo dance

story Tell the Story telling

the vast Building

Universe Comprehending


for them (for It) there is no Side of the Road


Action! Adventure! Elephant Guns!

trains go Out East

lights go Out Dark

bring in the Smoke Machine !

the Fog Machine !

set up the Travelling !

Will have Blood on the Tracks tonight !


Thus Shall Be


Adding chapters to the Book

ever brings you back to The beginning

there is No-book

– says me – we just can not Be on It

(much as we extend cannot inhabit or tread It)


Cut to the Ghost Dance!

Wovoka! make it Real!

Here comes the choo choo train

Choose your side & be quick

(Actually you can’t choose a side)

You cutting a stick

God bitten by the headlights – I can see !

Hand me that pamphlet

Nothing is destroyed !

Hand me a shot & a chaser !

Writing the past here !

Writing the future !


Where the shiny things Were

There – We shall Be

In the Dark – they shine unminded the Rush inviting

Our Golden Guide neglected (unbelievable)

doing the Buffalo dance

Action in the headlights!

this is It guys – Our Dream


(Yet which are the names in the credits?

whose is the Seal The End?

Words upon Words do Infinity

No-brand may cut the tail of It

only Its teeth recede)


Truth and Story overlapping

– in a Line – Horizon

where the Buffalo is dead and alive

where the Whistle blows unheard of

where Action is a fire-Word

– a finger holding Light


viernes, 2 de diciembre de 2011

miércoles, 30 de noviembre de 2011

leer y no leer


Dale, acercate, ¿a qué le tenés miedo? ¿No te das cuenta de que cada átomo es sagrado, que a cada instante eterno le sucede otro instante eterno, que tu espíritu incorrompible y mi espíritu incorrompible son un único espíritu incorrompible, (el que hace hablar al río que es árbol y piedra y tu pelo y mis uñas), que todo el universo, en su tiempo y espacio (el tiempo y el espacio son sagrados), es una procesión instantánea, un desfile ritual de dioses, y que tu consciencia está acá para atestiguarlo y santificarlo?

Otros lectores de Mikel

viernes, 25 de noviembre de 2011

Los razonamientos del señor St. George y sus efectos en la transformación de la subjetividad de su vecino de enfrente nuestro protagonista y viceversa


Todo tiempo pasado fue anterior.
Voz popular

Receptivo a la jovialidad de la mañana, Menderley se decidió por un paseo en dirección al centro de la ciudad, donde sin duda estaba ocurriendo todo aquello que valía el derroche tener como objeto de su atención y experiencia, y fue solamente cruzar el umbral delantero que gozó del privilegio de la sorpresa de encontrarse a su vecino el respetable señor St. George, honorable propietario del solar fronterizo, separado del suyo únicamente por una franja pública de circulación urbana, barrera sin duda más meritoria que el muro que lo individuaba del doctor Hironi, cuya temible uniceja concentraba gran fuerza gravitatoria sin, empero, lograr ejercer ningún provecho moral sobre el doctor, que hubiera podido, mas se negó tercamente a hacerlo, asir la noble lección de que todo cuerpo medianero dedicado exclusivamente a deslindar dos espacios, sin producir de sí ningún otro beneficio, resulta en un desperdicio de terreno y material cuya carencia afecta, al fin y al cabo, a ambos involucrados por igual, y divisando una sonrisa que se extendía por buena parte de la zona inferior del rostro de su cohabitante simétrico el indivisible señor St. George, estimó justificado y no falto en civismo aproximarse a su persona con el fin de realizar un intercambio de cortesías e informaciones, superadas las cuales acertó en preguntar con qué propósito salía a la intemperie en esta ocasión, solicitud a la cual el vecino cuya residencia se hallaba en un punto equidistante al suyo respecto a ambos límites de la manzana el correspondiente señor St. George se dirigió razonando que se privaba de su bien amado techo por un breve lapso en el cual se entregaría de lleno a la tarea de un paseo circular, aclarando que se había valido de esa metáfora gráfica de manera laxa, con el fin de indicar que se disponía a efectuar un recorrido civil que empezara y acabara en el mismo lugar su zaguán y no porque pretendiera que el conjunto de los puntos afectados por su paso fueran equidistantes de un centro y se encontrasen, de esta forma, contenidos en una circunferencia, y bajo la postrer interrogación sobre el rumbo trazado imaginariamente de antemano con el fin de imponerlo sobre la realidad, Menderley recordaba con claridad que el residente de la edificación adyacente cuya dirección postal era el sucesor divisible por dos de su propio domicilio impar el animado señor St. George se había expresado con palabras que indicaban, sin intención aparente de caer en anfibologías indecorosas, que su deambular sería realizado en dirección opuesta al centro de la ciudad y por lo tanto a la suya la de Menderley, dicho lo cual y con una cordial despedida que se encontró exactamente de por medio, ambos se dispusieron a efectuar sus leve pero no inoportunamente demorados trayectos, e imagínese cuán amplia sería su estupefacción la de Menderley, al encontrar que los músculos de las extremidades inferiores del articulado señor St. George, que se tensaban y relajaban en un patrón complejo y del todo coherente con su fin transportacional, lo hacían siguiendo una dirección que no contradecía en nada el rumbo que efectuaba su propio organismo sensible el de Menderley, es decir, con los arrabales del lado del talón y los rascacielos más cerca de los dedos del pie y, entre estos, más próximos al gordo que al meñique, frente a lo cual cayó Menderley víctima de la intriga y dispúsose a interpelarlo nuevamente con el objetivo de enmendar el confuso que lo había llevado tan fielmente a razonar que sus caminares serían elaborados en sentido antitético uno de otro, dado que él mismo pretendía hacerlo en dirección al centro y su vecino había declarado su preferencia por la zona del mundo que se le oponía, ignorando sin embargo si la falla de comunicación había que adjudicársela al emisor o al receptor del comunicando, cuya transparencia inicial había resultado ser sólo aparente, la indagación fue al cabo realizada poniendo de relieve que la elocuencia de sus pies contradecía la de sus palabras, con el resultado de una honesta incomprensión por parte del expresivo señor St. George, que se declaraba en nada opositor a su intención inicial, proponiendo recorrer rápidamente el silogismo por el cual se infería su convicción, entendiendo que en todo momento en el cual su cuerpo se entregara a acortar las distancias entre sí mismo y el centro de la ciudad, dando el caso hipotético de que la ciudad se sitúe en el Nornoroeste, también el centro de la ciudad se aproximaría paulatinamente a su cuerpo, desplazándose hacia el Sursureste, de lo cual sólo era posible deducir que su cuerpo y la ciudad mudaban en direcciones que se oponían entre ellas, a todo lo cual Menderley escuchó con atención sin que lo desconcentrase en nada la simultaneidad con la cual su cuerpo iba permutando de sitio valiéndose del referido sistema donde se intercambian numerosas veces los pies en la manera en que tocan el suelo y también en el lugar en el que lo tocan, puesto que una vez liberados del malentendido habían tomado la resolución tácita de caminar juntos hacia el centro de la ciudad y de hacerlo sobre la misma vereda, facilitando el arte de conversar o al menos disminuyendo el aliento necesario para llevarlo a cabo, y tras darse la libertad de alargar la pausa entre las palabras del inconfundible señor St. George y las que éste esperaba recibir en cambio, con el fin de reflexionar sobre ello un momento y así poder pronunciarse después de saber qué decir y no antes, replicó Menderley, no sin que la vanidad de su autoproclamada audacia impusiera una huella sobre uno o varios de los aspectos de su manifestación tonal, que si el obstinado señor St. George se dirigía en dirección a la ciudad, y la ciudad se dirigía en dirección al susodicho señor St. George, más valía concluir que ambos cuerpos se dirigían al mismo punto equidistante, es decir, que el contradictorio señor St. George había mentido al definir su dirección como opuesta a la ciudad y que, por este motivo, no tenía Menderley otra opción que efectuar una invitación para batirse a duelo como dos gentilhombres, oportunidad en la cual se aseguraría de que fuera esa la última mentira en producirse por el sistema respiratorio y vocal del antipático señor St. George, a no ser que pudiera lograr con sus pomposos circunloquios y jactanciosos conceptos convencer a su pistola la de Menderley, cuya fidelidad hasta el momento se había comprobado irreprochable, que el trayecto de su bala haya de ser realizado en sentido opuesto al perfilado originalmente por su poderosa mecánica, desafiándolo aún a desviar con su aparatosa retórica el proyectil, aunque sea milimétricamente, puesto que tal era la precisión de su accionar, y tal era la certeza de la muy futura extinción, premedita por su parte la de Menderley, de su vecino de enfrente el confuso y confundido y confinado señor St. George.

jueves, 17 de noviembre de 2011

A veces recién despierta

A veces recién despierta

siente que su mejor poema está a la mañana


El niño en el fondo de la cama

en su cuaderno

se está inventando firmas

con los nombres de otros chicos del colegio

Después se las vende por caramelos


Deslizándose por debajo de las sábanas

con su poema

abarca al niño y lo reintegra a sí

El olor a encierro tras la soñada

es común a ambos

los nutre y abriga

Los separa de un mundo hostil

que los espera, necesario


Alrededor del cuaderno

la sábana está pintada y manchada

y esos nombres ilustrados de personas

son líneas que salen de un punto

sin retorno


Se levanta para abrir un poco la ventana

y el pie descalzo que toca la losa fría

ya es la muerte


Las hojas del cuaderno

se animan con la corriente de aire, aletean

se pronuncian en ruidos y susurros

a los que tampoco accede más que la metáfora


El niño se cubre totalmente con la sábana

y da pasos por la cama diciendo

soy un fantasma, mamá, mirá, soy un fantasma

jueves, 3 de noviembre de 2011

De la trompeta un animal extraño

De la trompeta un animal extraño

está siempre a punto de salir.

Pienso que si la vida me preparó para este momento

lo hizo haciendo trampa,

porque la fuerza del despliegue

es un camino sin sombra,

no hay nada adentro de la caja,

ni siquiera la otra caja

(ésta aparece casi al lado

y es igual, es la misma

pero tiene más bordes y superficies

es más difícil de abrir

y su envoltorio está más arrugado)


A la idea de la rueda

hay que sacarle la rueda y la idea

y si el fuego pudiera quemar todo el palo de una

lo haría sin pensarlo.


Una nota no se convierte

en la siguiente,

no la anticipa ni le apunta

(no tiene con qué)

y sin embargo ahí está,

ya tomó su lugar en el mundo,

no hubiera existido sin la anterior.


La figura que se expande es tonta

cree conocer sus límites

y se jacta de haberlos rebasado.


El animal gruñe al tiempo que se deja acariciar

pero sólo está entremedio de cada cosa,

es lo que hubiera sido.

Nadie le explica a la ola que va a romper,

ni se le ocurre a la ola hacerlo,

sólo lo hace.

viernes, 28 de octubre de 2011

Steve Carell TAMBIÉN sería un vampiro inmortal

PRIMICIA ABSOLUTA






Cuando Muamar el Gadafi, como otrora habría hecho Juan Manuel de Rosas, huyó de las tropas rebeldes y abandonó la ciudad de Tripoli, descubrieron una compleja red de túneles subterráneos. Debajo de la universidad, unas habitaciones con un jacuzzi y una sala completamente equipada de material ginecológico. En otra habitación, un enorme archivo de documentos, todos ellos demostrando la existencia de vampiros inmortales. La primer foto en filtrarse fue la de Nicholas Cage, haciendo público que el actor es un vampiro inmortal. Poco después, la de John Travolta probaba que él también es un vampiro inmortal. La larga vida de los vampiros y su experiencia en materia humana habría sido la causa de que muchos se dedicaran a la actuación. Tras la muerte del dictador, el acceso al archivo es más fácil y están saliendo a la luz nuevos documentos secretos. Hoy, en absoluta y total primicia absoluta, el pueblo tiene derecho a saber que Steve Carell es, sí, un vampiro inmortal.





Esta foto de un soldado australiano de las fuerzas ANZAC en la Primer Guerra Mundial, muestra claramente que Steve Carell es un vampiro inmortal.


A los acaparadores de la cultura, que le esconden las verdades al pueblo, recuerden las palabras de Cristo: "¡Ay de ustedes, doctores de la Ley, porque se han apoderado de la llave del conocimiento! No han entrado ustedes, y a los que quieren entrar, se lo impiden." (Lucas 11:52)

sábado, 22 de octubre de 2011

Words, words, words

Primero de todo, me gustaría aprovechar la oportunidad para expresar mi opinión acerca de la creación de léxico para la tecnología de uso general. Son palabras que entran al lenguaje común y creo que no le están poniendo suficiente onda. No digo que no hayan algunos aciertos: el multimembrado internet, el walkman ochentero, el Word que adoraría San Juan Bautista, o el metafórico Windows, son vocablos riquísimos. Por más que todos estos tengan valor semántico en inglés, supongo que aprecio el esfuerzo de bautizar programas y marcas con nombres que no signifiquen mucho en ningún idioma, pero no me parece bien tener que pronunciar regularmente estos ladrillos cacofónicos que proliferan en la realidad digital y que son un papelón. Skype, google, ipod, kindle, blog, tumblr, twitter, wiki, todas me parecen terribles. De lo mismo adolece lo que venía a presentar, que se intitula Ngram Viewer.

El gráfico muestra, a lo largo del tiempo, la frecuencia con que se utiliza una palabra o frase, o varias contrastadas, en cinco millones de los libros digitalizados por google. Se puede elegir cualquier rango de años entre el 1500 y el 2008, y hay varios idiomas en los que buscar. Bastante adictivo e iluminador.






Charla en TED sobre el tema.


sábado, 15 de octubre de 2011

martes, 4 de octubre de 2011

miércoles, 28 de septiembre de 2011

Broli


¡Este señor ya está leyendo el libro de Mikel Aboitiz! Y vos, ¿cuánto más vas a esperar? ¿No ves que la vida te pasa por delante, que la monotonía con que tus días se suceden será igual más adelante o peor, que esa extraña persona en el espejo será cada vez más extraña y menos persona, que el deterioro de tu cuerpo y tus sentidos sólo puede ser medido con el deterioro de todos los cuerpos y de todos los sentidos, y que el sol se apagará tarde o temprano, junto a las demás luces del universo, frío, oscuro, desolado?

Encontralo en una de las librerías de esta página. Te quiero, che.

Windom Earle: What do you fear the most?
Major Briggs: The possibility that love is not enough.

lunes, 19 de septiembre de 2011

jueves, 1 de septiembre de 2011

mark strand 4 a.m.



Ficción (me encuentro traduciendo)



Pienso en las vidas inocentes

De la gente de las novelas, que sabe que se va a morir

Pero no que la novela se va a terminar. Son tan distintos

A nosotros. Acá la luna muda observa,

A través de nubes dispersas, la ciudad que duerme abajo,

Y el viento junta las hojas caídas

Y una persona a saber, yo profunda en su silla,

Hojea las páginas restantes, sabiendo que no hay

Mucho tiempo para el hombre y la mujer en la habitación alquilada,

Para la luz roja sobre la puerta, para el lirio

Arrojando su sombra a la pared; no hay mucho tiempo

Para los soldados bajo los árboles que bordean

El río, para los heridos siendo llevados

A las ciudades del interior, donde se quedarán;

La guerra que rabió por años llegará a su fin,

Como todo lo demás, excepto una presencia,

Que cuesta definir, una huella, como el olor de la hierba

Tras una noche lluviosa o los vestigios de una voz

Que avisa, aunque de forma velada:

No se desesperen; si el final se acerca, también el final pasará.



Fiction (1990)


I think of the innocent lives

Of people in novels who know they’ll die

But not that the novel will end. How different they are

From us. Here, the moon stares dumbly down,

Through scattered clouds, onto the sleeping town,

And the wind rounds up the fallen leaves,

And somebody —namely me— deep in his chair,

Riffles the pages left, knowing there’s not

Much time for the man and the woman in the rented room,

For the red light over the door, for the iris

Tossing its shadow against the wall; not much time

For the soldiers under the trees that line

The river, for the wounded being hauled away

To the cities of the interior where they will stay;

The war that raged for years will come to a close,

And so will everything else, except for a presence

Hard to define, a trace, like the scent of grass

After a night of rain or the remains of a voice

That lets us know without spelling it out

Not to despair; if the end is come, it too will pass.