miércoles, 8 de agosto de 2007

Cuando Sartre era chiquito no me odiaba tanto

Antes de salir me acuerdo de olvidar las llaves. Miro a los ojos a una especie de cómoda que hay al lado de la puerta. Miro la puerta. Entonces, la maniobra es difícil, tengo que dejar las llaves, abrir la puerta y cerrarla antes de acordarme que no tengo las llaves, que las llaves las dejé en esa especie de mesita. No me puedo distraer ni con la mesita ni con la puerta ni con las fotos que hay enmarcadas. Las fotos que hay enmarcadas son de momentos, ninguna es del momento ese en el que estoy, estoy saliendo de mi casa. Tengo una bufanda en derredor al cuello, la camisa celeste medio oscura. Las llaves las pongo sobre la mesa, con el llavero que en realidad era un enchufe que me pareció divertido convertir en llavero. En realidad está todo ahí, la información y la puesta en escena. Porque si fuera tan necesario salir de casa con las llaves me las ataría al cuello, pero en vez me ato al cuello un par de botones que me regaló una chica en una mercería creo que porque yo era el único hombre que entraba ahí desde que se le rompió una lámpara y tuvo que venir un tipo a arreglarla. Entonces, tengo las llaves en la mano y miro la puerta y eso no me hace acordar a nada, no me hace acordar a agarrar las llaves ni nada. Porque miro el llavero que es un enchufe y es casi como un fotomontaje porque ya estoy mirando un enchufe que hay en la pared, con una lámpara. Ya es de noche, la lámpara está prendida y entonces los pasos son apagar la lámpara, salir de casa. Miro las fotos de vuelta, deben ser unas cuatro o cinco fotos. Yo salgo en dos de ellas. Entonces estoy a punto de salir de casa, tengo las llaves, voy a apagar la luz, tengo la bufanda. Pienso en que voy a llamar el ascensor antes de terminar de salir para ahorrar tiempo. Eso me lo enseño un amigo más grande que yo cuando yo era más chico que yo. Todo eso. Abrís la puerta, llamás el ascensor, pero la puerta la dejás abierta. No la cerrás hasta que estés vos afuera, el ascensor afuera, alineado a vos, mirándote a los ojos. Pero ahora estoy adentro, hasta ahora tengo las llaves, tengo la bufanda. Si tuviera que sacar la basura tendría la basura pero la basura está casi vacía porque anoche vino Ana y me limpió todo el departamento. Yo le decía que no, que vuelva a la cama pero ella está loca. Ana sale en una de las fotos que están en la especie de cómoda que hay al lado de la puerta. Hay una foto en la que no sale nadie. A veces viene gente y me dice que en vez de tener esa foto en la que no sale nadie que ponga una en la que sale alguien. Yo estoy por salir de casa y tengo las llaves. Las llaves no son para salir sino que son para volver a entrar. El mecanismo es curioso. Es para estar seguro que vas a poder volver a entrar a tu casa. Y el plano general es que no querés que te roben. Tenés guita, y una computadora y la cámara de tu viejo. Yo tengo guita, una computadora y la cámara de mi viejo. Entonces, muy cerca de todo eso está la puerta, salir de casa. No tengo monedas para el colectivo pero tampoco tengo cigarrillos asique esos dos problemas se anulan, compro cigarrillos y me queda que tengo cigarrillos y me dieron cambio para el colectivo. Pero eso todavía no pasó porque estoy adentro de casa. Pero estoy siguiendo las instrucciones para salir. Pienso en ir al baño pero me parece innecesario, entonces estoy mirando las imágenes, abro la puerta, llamo el ascensor. Cuando escucho el ruido del ascensor no puedo dejar de pensar en la canción de Mariel y el capitán, y después paso a la Milonga del marinero y el capitán y después ya me estoy cayendo por el ascensor y fue tan fácil rescatarme. Esas caídas diarias en las que antes de salir pienso en las cosas necesarias para salir, en el quinto vivo yo pero el ascensor todavía no llega. Tengo las llaves, tengo todo. Pero entonces pasa esto: me dan ganas de estornudar entonces miro a la lámpara, miro a la lámpara a los ojos que es como si fuera un sol o sea un propulsor de estornudos pero no viene, no viene, apago la lámpara, la prendo de vuelta, no viene, no viene, llegó el ascensor, me saco la bufanda, dejo las llaves al lado de la foto en la que no sale nadie y me estoy por caer porque todo cambió de repente, tengo el tacho lleno de basura, un ascensor que no funciona pero ya no puedo hacer nada porque estoy afuera, entre el ascensor y la puerta, las llaves las dejé apoyadas en algún lado y no me queda otra que bajar por las escaleras y creo que voy a terminar el día sin saber qué pasó.

15 comentarios:

Chiquilín de Bachín dijo...

Impecable.

¿Qué onda entre esto y La náusea?

Valió la espera-

¿Te llegó mi mail con los datos?

Chiquilín de Bachín dijo...

Ella toma el acensor a la mañana,
sin temor a que se caiga.
Baja en el quinto piso
y toca con dos golpes,
a la puerta C

vikinga tropical dijo...

me gustó mucho ésto: ésto, eso y aquello por este blog
saludos

Mariana dijo...

Tengo mal de alturas
Y aquí vuelan pájaros de oro

maj dijo...

Me ha gustado mucho. Me ha recordado muchas escenas cotidianas, aunque sea tonto decirlo.

Y ya aprovecho y te digo que se te echa de menos, que el piso está muy vacío y que lo pases bien por ahí abajo! Hala!

Chiquilín de Bachín dijo...

Ella toma el ascensor a la noche,
sin temor a que se caiga.
Pero al quinto no llegó,
alguien la cuerda le cortó
y se cayó.
Y así Mariel murió.
Y el pobre capitán,
lleno de espanto y de dolor,
se suicidó.
Y al instante
el consorcio una fiesta organizó
¿a dónde fue?
Fue en el quinto C.

Chiquilín de Bachín dijo...

Estoy meditando seriamente la posibilidad de que cuando tenga una hija se llamará Mariel. El problema es que su hermano ya tenía asignado el nombre Ariel, entonces serían una parejita cacofónica y semita en exceso. Todos sabemos que terminaré cediendo ante las presiones de mi futura esposa catalana (¿?) y nuestros amables hijos se llamarán Jordi y Mireia. En fin... esto no es un commment. Y yo no estoy borracho.

Chiquilín de Bachín dijo...

No es pas un comment... eso quería decir.

Arielita Barcos dijo...

Hola, qué tal. Yo antes que nada quería decir que que me gustó mucho todo esto. Sobre todo, creo, que el principio ese que es una delciia se ahce muy entrador...
Además quiero proponerle casamiento a bachín. No soy catalana pero sé decir "bonatarda" "amb" y "vermelho", pero bueno, como nunca planté un árbol, me gustaría al menos donar mi nombre al semítico plan.
sahlomeame esta.

Mateo dijo...

"...en derredor..." te voy a dar a vos. Muy bueno.

a e i o u dijo...

buenísimo.
me sentí muy identificada con el personaje del muchacho, el de la bufanda. el gancho: a todas nos pasa. y si el antagonista omnisciente es el agujero del ascensor, seguro que un día agarra y gana. quien no conoce a alguien que se haya caido por esos agujeros infernales? o quien no escuchó esa canción del complot del consorcio contra la pareja gay? que en un principio no se llamaba Mariel parece, sino Ariel...

(no se dejen engañar por los (el)término(s) dificilongo(s), lo(s) inventé)

Anónimo dijo...

o o o

Chiquilín de Bachín dijo...

Propongo multa para Míkel si no postea más de una vez por mes.

Anónimo dijo...

multa, multa, multa

Virginia dijo...

una patadita en tuje, es lo que necesita!