lunes, 4 de febrero de 2008

Algunos haiku


Por más que digo
‹‹¡Ven, ven! ››
la luciérnaga
pasa volando.

Onitsura (1660-1738)

¿Es un imperio
esa luz que se apaga
o una luciérnaga?

Jor
ge Luis Borges (1899-1986)




Para las flores
el olor de la primavera
es el mío.


Bajo la lluvia,
los árboles comienzan
a murmurar.


Circularmente,
el tiempo y los años
los mide el árbol.


El tiempo,
si a alguien, le pertenece
a un ombú.


Cuando la piedra
cae al agua círculos.
La edad del árbol.


En los árboles
como en las lagunas,
mi reflejo.


Las nubes,
la lluvia sobre el lago,
los fantasmas.


El agua
como lo demás también
es circular.


Las nubes aman
su reflejo en el agua
y se ahogan.

5 comentarios:

Agustina dijo...

Cada vez que leo un haiku me evoca a Monterroso. No puedo evitarlo.

Chiquilín de Bachín dijo...

Que este individuo después no nos venga con que no le gusta la poesía.

Mateo dijo...

Los hikus tuyos
son sobre los arboles
y sobre el agua

Mateo dijo...

Eso, individuo

berta dijo...

:)

.......me gustan...


:)