sábado, 22 de octubre de 2011

Words, words, words

Primero de todo, me gustaría aprovechar la oportunidad para expresar mi opinión acerca de la creación de léxico para la tecnología de uso general. Son palabras que entran al lenguaje común y creo que no le están poniendo suficiente onda. No digo que no hayan algunos aciertos: el multimembrado internet, el walkman ochentero, el Word que adoraría San Juan Bautista, o el metafórico Windows, son vocablos riquísimos. Por más que todos estos tengan valor semántico en inglés, supongo que aprecio el esfuerzo de bautizar programas y marcas con nombres que no signifiquen mucho en ningún idioma, pero no me parece bien tener que pronunciar regularmente estos ladrillos cacofónicos que proliferan en la realidad digital y que son un papelón. Skype, google, ipod, kindle, blog, tumblr, twitter, wiki, todas me parecen terribles. De lo mismo adolece lo que venía a presentar, que se intitula Ngram Viewer.

El gráfico muestra, a lo largo del tiempo, la frecuencia con que se utiliza una palabra o frase, o varias contrastadas, en cinco millones de los libros digitalizados por google. Se puede elegir cualquier rango de años entre el 1500 y el 2008, y hay varios idiomas en los que buscar. Bastante adictivo e iluminador.






Charla en TED sobre el tema.


2 comentarios:

Mateo dijo...

Qué grande Aristóteles como repuntó!!! Underdog.

Lou dijo...

buenisimo, es como cuando agarrabas una tortuga ninja y la ponias a luchar contra una barbie...en el mundo de los niños y en el de google todo puede ocurrir