lunes, 3 de diciembre de 2007

Volando con el interné (segunda entrega)

internet.

1. amb. Red informática mundial, descentralizada, formada por la conexión directa entre computadoras u ordenadores mediante un protocolo especial de comunicación.


ORTOGR. Escr. t. con may. inicial.



Bueno al parecer vuelvo a dormir y cagar en una casa conectada con las demás casas y cabezas de personas. Internet es una palabra que... bueno... ya saben.
Acabo de encontrar un borrador para un post que la verdad no me acuerdo haberlo escrito. Por la fecha (seis de agosto) es de Buenos Aires. Mirá lo que dice:

De las ocho personas que hay sólo a uno le duele el estómago. A tres les duele el ojo. A dos les duele la parte de atrás del cuello. Hay algunos que a la parte de atrás del cuello la llaman la nuca. Yo la llamo el pezcuezo. Las dos son erradas pero igual da. A mí me duele la silla. Tengo la silla toda revuelta, debe ser por el bife que me comí. Estaba medio podrido. Cuatro sospechan que esto no es literatura. Eso es la mitad. A cinco les duele el alma. Hay tres que mienten o que murieron cuando se inventó la rueda. Hay uno que inventó la rueda, posta. Yo intento distraerme pero me duele tanto la silla, ese dolor punzante de silla

Hoy recibí una carta del Vaticano. De un amigo italiano que es espía del Vaticano y estuvo acá en Barcelona en una misión haciéndose pasar por un alumno de letras de treinta y tres años haciendo un Erasmus (intercambio universitario internacional) en Barcelona. Estuvo como tres o cuatro meses viviendo en casa. Y después se volvió a Italia y ahora me mandó la carta esta. Lo gracioso es que la carta no me la mandó por correo normal sino por la Posta Miracolosa que es un servicio divino de correo en el que te lo escriben en tu máquina de escribir. Es difícil de explicar (los milagros lo son), pero yo llegué a casa y estaba la carta para nosotros escrita en la máquina de escribir del living. Estoy tratando de evitar esa horrible redundancia que escribo al escribir pero no se me ocurre ninguna palabra que no quede forzada. Bueno, nada, cuestión que hoy fui testigo de un milagro. Mirá el milagro:

¡Hola chicos! Soy Giuseppe
En este momento no hay nadie en casa. Lo quise así para que no os asustarais. Como veréis soy magia, es mi espíritu el que escribe esta carta, mi espíritu que quedó en su casa.
Es realmente cojonudo ver cómo se aprietan solas las teclas de la máquina, alguna vez os lo mostraré.
Les escribo para comentaros que estoy bien, ya estoy de vuelta en el Vaticano. Me hicieron una fiesta de bienvenida que estuvo super guay.
Ahora me quieren enviar en otra misión pero yo les dije que me quiero quedar un rato aquí porque tengo ganas de follar con las monjas y tomar un poco de la sangre de Cristo. La bebida no “bendecida” es un rollo, no coloca niente.
Anoche tuve un sueño y estabais todos allí. Pero también estaban todos los del Vaticano y no sé, ese sentimiento extraño de que se unen dos mundos; uno piensa que todo va a explotar. Hablando de explosiones; un chisme.
Acá en el Vaticano están preparando una guerra mundial pero los cabrones juegan con los trucos de magia y los milagros así que van a hacer que todo el mundo cague fuego. Será una pasada.
Lo de los milagros es todo verdad y podemos hacer cualquier cosa que queramos lo cual es muy divertido. Como esta carta que los va a dejar flipando, o ni se lo van a creer.

Bueno mejor me voy antes de que me encuentren diciéndoles todos estos secretos. ¿Vosotros cómo estáis? Miguel, ¿ya se te curó la infección que te salió en el pene de tanto follar con taxi-boys? Como te prometí, no le conté eso a nadie.

Bueno, ahora sí que me largo, están pasando Friends por la tele. Ese programa a veces me recuerda a nuestra vida juntos en Barcelona. Todos muy amigos y muy guays viviendo juntos.

Saludos a todos, decidle a Nacho que no cambie nunca, nunca.
Nos veremos en el Último Día (ya falta poco)

besitos en la cola,
G.

PD: En realidad sé castellano, me hacía el que no para poder escuchar sus conversaciones. Y también para irritaros un poco. ¡Sopencos!

Se nota que vivió con un argentino por algunos errores en la conjugación de la segunda persona de plural (que corregí) y también por algunas palabras o expresiones. Ah y Miguel es mi compañero de piso, no soy yo... yo no me cojo a taxi-boys, posta.

Es gracioso que haya mencionado ese sueño porque justo anoche yo tuve un sueño larguísimo en el que también se me unían los mundos en una fiesta rarísima, en donde estaba toda la gente que conocía; de Buenos Aires, de acá y también familiares de Filipinas. Era como un festival, y era en todos lados, en un momento estaba en la casa de Benja, en otro en la de mi primo en Cebú, y todos se conocían entre ellos. Y era como un parque temático y las atracciones eran como pequeños sueños. Me acuerdo de uno que te metías en como un cuarto de madera bien chiquito y de repente se abría el piso y tratabas de agarrarte de las paredes y no podías y te caías y era divertido. En ese me metí varias veces. Era consciente de que las atracciones eran sueños de verdad, entonces cuando me metía ahí sabía que estaba soñando. Pero después salía y ya no lo podía saber más, era la vida real; el festival este con toda la gente que conocía. Fue muy largo, cuando me sonó el despertador para ir a clase me volví a dormir porque no me lo podía perder.

Estuve todo el día cantando The Saddest Song de Morphine, que también es una segunda entrega en este blog, (cuando termines de leer yo ya no voy a estar más):

On my first day back, my first day back in town
My first day, first day back in town.
The clouds up above, they were hummin our song
hummin, hummin our song.

My biggest fear is if i let you go
You'll come and get me in my sleep.
My biggest fear is if i let you go
You'll come and get me in my sleep.

Come and get me.

I set my course, sail away from shore
Steady, steady as she goes.
A crash in the night, two worlds collide
and when two worlds collide, no one survives,
No one survives.


And the reddest of reds, bluest of blues
The saddest of songs i sing for you
And my biggest fear is if i let you go
You'll come and get me in my sleep.
Come and get me,
Come and get me in my sleep.

6 comentarios:

Arielita Barcos dijo...

p.d. ¡me pasó la misma cancion esta semana! ¡la mismísima!
corpus de texto: Disfruté del texto. Eso, qué más.

Mateo dijo...

Siempre epomandote algún taxiboy, vos. La carta me hizo reir mogollón.

Chiquilín de Bachín dijo...

Aguante Giuseppe y su edad apócrifa.

Yo sueño que estoy aquí
destas prisiones cargado,
y soñé que en otro estado
más lisonjero me vi.
¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño:
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.
.

Calderón, La vida es sueño.

flop! dijo...

en serio escribió eso giuseppe? en serio?

jaqueca comunal dijo...

te lo juro por dios, hicimos una prueba de ADN y todo

The executioner dijo...

Juro, juro que nunca me cojo a un taxi. Odio las infecciones en el pene.
Beso