lunes, 12 de marzo de 2012

Te veo en el tren y pienso

Te veo en el tren y pienso:

dibujo un comic de ella en el tren

(entre ese pelito y la remera que tenés

creo que puedo)

Con otro personaje que soy yo

que le regala el comic antes de bajarse

con un número de teléfono

Y ella vuelve a casa

y corta con su novio

y lo llama al chico

y le dice voy a tu casa


(el globito del pibe dice:

esta mina está loca

unas miraditas en el tren

y ya está cortando

pero es un chiste entendés

si el loco es él que se imagina todo esto)


Ella lleva una valija a la casa del pibe

y garchan

(no sé si explayarme o no en esa parte

el sexo en comic está muy bueno

pero no quiero que pienses mal de mí)

garchan un par de veces

y después fuman porro


así un buen tiempo

hasta que empiezan los problemas

ella es medio violenta y se obsesiona con todo

él es depresivo

y no sabe laburar


un día re caliente él le dice

ojalá hubiera hecho todo distinto


pero no se puede

hacer nada distinto

está todo escrito


Al final me decido

y empiezo a dibujar

pero no me salen bien los dibujos

porque el tren se sacude mucho

y yo estoy parado y está lleno de gente

y es re larga la historia y así bajo presión


Decido hacerlo en un poema


y me imagino cómo sería

estar escribiendo el poema

y que de golpe choque el tren

nos hagamos concha salgamos volando

o quedemos apretados entre los asientos

un fierro atravesándonos el pecho

(era más para comic)


me imagino abrazarte

y que sea como antes

una cuestión de protección

(bah siempre lo pensé así

está la bestia cerca

y te digo no te preocupes por nada

te quiero

y te rodeo con mi superioridad física

sin pensar que quizá no tengas miedo

o un mejor plan)


pero estamos adentro de la bestia

y no hay nada que podamos hacer

para salvarnos

y no sé si tenés miedo

o un mejor plan

pero el mío es abrazarte con toda

y morir feliz como en la canción

un fierro atravesándonos el pecho

el tren hecho un acordeón


Esas últimas estrofas no sé si tacharlas

es re morboso

pero a la misma vez

es la vida

(recién me miraste un segundo

qué linda sos)


No sé cómo terminarlo al poema

me quedo un rato mirando por la ventana

con la birome en la boca

estamos cerca

de la estación de Caballito

tengo que pensar en algo

para terminar el poema

por si te bajás acá


no te bajaste

por un lado bien

porque tengo más tiempo

pero también

me quiero matar

porque yo me bajaba en Caballito

y voy a llegar tarde


pero todo bien ya fue

si consigo terminar el poema bien

y dártelo cuando lleguemos a Once


Pero la verdad no sé

si te va a gustar

ni siquiera si te lo voy a dar

seguro que al final no me animo


lo que me gustaría

es que después de mirarme un rato

me digas

no te incomoda escribir parado?

te diría en realidad sí

pero no tengo otra

porque te estoy escribiendo un poema

y te lo tengo que dar

antes de que lleguemos a la terminal


ay dejame leerlo dirías

no está terminado

no importa después lo terminás

imaginate me decís eso

me muero

encima ni tendría que pensar un final


no me lo vas a decir

y yo no puedo sacarme de la cabeza

(no sé por qué)

la imagen de nosotros chocando

del tren entrando de lleno a la terminal

dónde vas corazón!

tranquilo animal!


no podés entrar así con toda

no sos el diferencial de puerto madero

(y si lo fueras, llegarías al puerto nomás)


tenés toda la vida para abrazarla

no hace falta que sea ahora ya mismo

(se me ocurrió el final perfecto:

estoy a punto de terminar el poema

y pensando alguna metáfora final

para hablar de tus uñas te miro

y veo que estás arrancando un pedazo de papel

de un cuaderno

y que estás anotando algo:

“abrazame”

pero yo no sé qué estás escribiendo

doblás el papelito en dos

estamos llegando a la estación

todo tiene que suceder ahora

me ponés el papelito en el cuaderno

pero no lo leo de toque

me quedo mirando tus uñas



3 comentarios:

Mateo dijo...

Nice! Emocionante y morboso.

Lou dijo...

como la vida misma mat

a mi no me engañas con lo de las estrofas, eso es un cuento disimulando!

quelindalluvia dijo...

buena observación.

igual me da que es una buena combinación para la clásica ansiedad del lector. parece que lees poco, al final leés mucho, no hay dibujitos pero casi, y asi...